Borraja aragonesa con picada de almendra

Borraja aragonesa con picada de almendra

Una de las verduras más exquisitas que tenemos este otoño a nuestro alcance son las borrajas, una de las verduras más ricas que existen en nuestro país y al tiempo una de las más desconocidas. En Aragón, la borraja ha sido una verdura de consumo diario, antaño ligada a las familias más humildes, y descubierta hace poco por los que gustan de la cocina auténtica de la tierra. Aquí os presentamos una de las maneras de cocinarlas más sencillas y al alcance de todo el mundo.

Podemos probar las borrajas con almejas, con patata, con garbanzos y jamón, con arroz e incluso con pollo. Nosotros os proponemos una manera de hacerlas que sólo os ocupará  unos minutos. Será suficiente una picada de almendra acompañada de unos ajos y un poco de pan tostado. Estamos seguros de que repetiréis.

El modo de elaborarlo es sencillo y arrancará con el lavado de la borraja, que, como sabéis, es una de esas verduras que está cubierta de pelillos. Hay quien se dedica a rascar el tallo y quitar la piel exterior que lo recubre con un cuchillo, pero, sinceramente, si la borraja es tierna, no es necesario. Y esa operación nos obligaría a dedicarlo mucho tiempo que, a veces, no tenemos.

Nosotros lo hacemos de la siguiente manera: separamos la hoja del tallo y éste lo cortamos a cachos de unos tres o cuatro centímetros cada uno. Colocamos todos los cachos en un bol y lo llenamos de agua. Con las manos, frotamos las borrajas cortadas unas con otras durante unos segundos. Vaciamos el agua y volvemos a repetir la operación hasta darle tres lavados consecutivos. Los pelillos se habrán desprendido casi por completo y tendremos la borraja lista para ponerla a cocer. Con 15 minutos en la olla exprés, suficiente.

Por otra parte, preparamos una picada de almendras con ajo en un mortero y si queréis podéis introducir un trocito de pan tostado. Lo machacamos todo hasta que quede bien reducido.

Sacamos las borrajas de la olla y las introducimos en una sartén u olla con un poco de agua de la cocción que nos habrá sobrado. A continuación echamos la picada y dejamos que haga chup chup.

Un plato exquisito e ideal para cenar.

Otra cosa importante

El agua de la cocción de las borrajas es completamente aprovechable. Nosotros os recomendamos que la consumáis de la siguiente manera: os ponéis un poco del caldo que ha sobrado de la cocción en un vaso, le echáis un chorrito de aceite y os lo tomáis, con cuchara, o bebido. Es uno de los caldos de verduras más nutritivo diurético que os podéis tomar. Os sorprenderá

 

Compartir esta publicacion

Deja un comentario