(+34) 650-655-828

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Shop Cart

[ 0 ] Items
Go to checkout
 x 
Carro vacío

Formas de disfrutar las almendras

Las almendras se pueden consumir crudas, tostadas o fritas, y también son un producto muy utilizado tanto en repostería como en la elaboración de pastas artesanas, turrones, etc. Para comerlas, hay que quitar la cáscara exterior con un cascador de almendras o de nueces (también válido) e incluso utilizando un pequeño martillo, con el que se golpeará la almendra previa colocación de ésta sobre una superficie dura.

Si no se van a consumir inmediatamente, se pueden mantener en un lugar seco con la cáscara, que ayuda a que se conserven durante meses.

CRUDAS

Es tan sencillo como romper la cáscara con un cascador de almendras y comerse el gallo. Éste está recubierto de piel, que es perfectamente comestible. En caso de que se quiera quitar la piel, hay que seguir el siguiente procedimiento:

Para eliminar la piel, una vez rota la cáscara, se colocan los gallos de almendra en un recipiende hondo y se escaldan con agua hirbiendo hasta cubrirlos por completo. Al cabo de un rato, cuando el agua pierde temperatura, coger cada gallo y eliminar la piel con una ligera presión de las yemas de los dedos hacia adelante y atrás.

La piel se escurrirá con suma facilidad dejando el gallo completamente limpio y blanco.

A continuación, es conveniente dejar a secar sobre un paño limpio los gallos sin piel, ya que, al haber estado en contacto con el agua, habrán cogido humedad. En cualquier caso, este gallo blanco y limpio ya puede consumirse en crudo.

 

TOSTADAS

Una vez extraída la cáscara exterior, los gallos de la almendra pueden colocarse en una bandeja en el horno y hornear hasta que, al cabo de unos minutos, queden tostadas, de manera que el gallo tendrá un color

 

ligeramente marrón en el caso de que se haya tostado sin piel.

 

También pueden tostarse con piel. En este caso, pueden comerse con la piel o también sin ella. En este caso, la piel se puede quitar fácilmente, en el momento de comerlas con una ligera presión de las yemas de los dedos.

Cuando las almendras estén tostadas, dejar enfriar. Una vez frías ya se pueden comer. Para guardarlas, es ideal un bote que cierre al vacío.

FRITAS Y SALADAS

 

Una vez extraída la cáscara exterior y la piel, los gallos blancos de almendra se colocan en una sartén con aceite, se fríen lentamente y removiendo de manera continua hasta que adquieran color. Cuando ya estén, dejar escurrir para sacar el aceite y, después, sazonar con sal. Dejar enfríar. Servir como aperitivo.

 

Hay 18 invitados y ningún miembro en línea

Green Red Blue

© 2012 Sabores de Teruel | Tfono: 650-655-828 | Mantenimiento © Comunica Digital