Orejones de melocotón

Orejones de melocotón

Los orejones de melocotón son un derivado de los melocotones que se prepara a partir de las piezas más pequeñas que recolectamos en nuestra finca. Tenemos que decir que no los comercializamos, sino que los destinamos al consumo propio y doméstico. También decir que los orejones de melocotón son uno de los productos derivados del melocotón que más poder calorífico tienen, a diferencia de la pieza de fruta en sí, pues los melocotones son una de las frutas que menos calorías tienen debido a la gran cantidad de agua que tiene una pieza.

Pero, al mismo tiempo que tiene muchas más calorías que el melocotón como fruta fresca, hay que señalar que los orejones de melocotón son uno de los alimentos que más cantidad de fibra contienen.

A continuación, explicamos cómo preparar los orejones de melocotón.

Cómo preparar los orejones de melocotón de manera sencilla y fácil.

En primer lugar, pelamos cada pieza y eliminamos todos los restos de piel. Dejamos el melocotón pelado a secar al sol durante un par de días extendiéndolos en un lugar seco, pero ventilado con el fin de favorecer el secado. No es necesario que a la fruta pelada destinada a orejones le de el sol de manera directa, ya que lo realmente importante es que exista una corriente de aire, que es lo que va a producir el secado eficaz.

Cuando hayan transcurrido dos días y la pieza de melocotón haya empezado a quedar reseca, la pelaremos haciendo tiras parecidas a las que se forman cuando pelamos la fruta. Será la forma que adquirirán nuestro orejones, de manera que, una vez pelado el melocotón, lo dejaremos secar de nuevo el tiempo que sea necesario.

Previsiblemente, el orejón estará listo en unos 15 días, aunque dependerá de las condiciones de la sala de secado, de la temperatura y de la humedad que haya en el lugar.

Lo que nos quedarán serán unos trozos con forma alargada y semicurva de fruta seca con un sabor intenso pero mucho más dulce que el melocotón. Los orejones tienen muchas más calorías que los melocotones, ya que se ha eliminado toda el agua que estos llevan.

Mucha fibra

Por otra parte, los orejones de melocotón es una de las frutas o derivados de éstas que mayor cantidad de fibra tienen. En concreto, por cada 100 gramos de orejón de melocotón estaremos introduciendo en nuestro cuerpo casi 13 gramos de fibra . Los orejones tienen una gran cantidad de carbohidratos no digeribles.

Compartir esta publicacion

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.