¿Por qué comprar almendras en cáscara?

¿Por qué comprar almendras en cáscara?

En nuestra tienda la almendra que se puede comprar es en cáscara, lo cual recomendamos, bien para consumir de manera inmediata o para hacerlo dentro de un tiempo.

Después de la recolección, repelamos la almendra, quitándole la hoja y la piel blanda exterior, quedando la cáscara de la almendra, un envoltorio natural que protege el gallo y permite que de esta manera se conserve en condiciones óptimas. La cáscara es una especie de cápsula hermética que impide la oxigenación del gallo, lo que protege el fruto frente al enranciamiento.

La cáscara es una garantía, además, de que la almendra no ha sido tratada para conservarse mejor y de que conserva todas las propiedades que tenía en el momento de la recolección. La mayoría de los frutos secos que se venden sin cáscara suelen llevar dióxido de azufre para mejorar su conservación, por lo que podemos decir que nuestra almendra, que viene directa del campo y que se guarda hasta su venta en cáscara es más saludable.

Recomendamos que si se compran peladas, deben rechazarse las blandas y las de olor a rancio.

Dada su riqueza en grasa la almendra se enrancia con facilidad por lo que se debe evitar que cojan humedad, guardándolas en un lugar fresco y seco. También se pueden guardar en la nevera para conservarlas durante más tiempo.

Compartir esta publicacion

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.